Un neurólogo opina sobre la conexión ojo-cerebro

AA medida que envejecemos, algunas de las funciones corporales que antes dábamos por sentadas pueden volverse un poco menos confiables. Puede ser más difícil escuchar, recordar ciertas cosas o simplemente agacharse. La visión no está exenta de este proceso degenerativo, lo que significa que a algunas personas les puede resultar cada vez más difícil ver bien a medida que envejecen. Y un creciente cuerpo de investigación muestra que este deterioro de la visión relacionado con la edad también se correlaciona con una disminución de la función cognitiva. En otras palabras: existe una conexión entre la salud del ojo y el cerebro y, como resultado, problemas potenciales de conexión entre el ojo y el cerebro.

Visión y cognición: un estudio reciente

Un estudio reciente publicado en Red JAMA Abierta, por ejemplo, siguió a personas de 60 a 94 años cuya visión y cognición se evaluaron cada uno a cuatro años durante un período de aproximadamente siete años. Los investigadores concluyeron que aquellos cuya visión inicialmente obtuvo una puntuación baja tenían más probabilidades de experimentar problemas con la memoria, la atención y otras funciones cognitivas con el tiempo. Para ser claros, si naces con una discapacidad visual o desarrollas una antes en la vida, tu cerebro puede adaptarse debido a un fenómeno conocido como neuroplasticidad, que es un tipo de flexibilidad que permite el crecimiento y el cambio, dice la neuróloga Faye. Begeti, MD, PhD. Pero la neuroplasticidad disminuye con la edad, agrega, razón por la cual la pérdida de la visión de inicio tardío puede provocar un deterioro cognitivo. (Más sobre esto en un momento.)

¿Qué es la neuroplasticidad?

En términos simples, la neuroplasticidad es la “capacidad del cerebro para adaptarse, crear y regenerarse en respuesta a los eventos de la vida”, dice el neurocirujano Bowen Jiang, MD.

“Los cerebros en desarrollo en el útero están experimentando cambios masivos de neuroplasticidad, comenzando desde un solo óvulo fertilizado hasta un cerebro recién nacido bien desarrollado”, explica el neuropsiquiatra forense de la Universidad de Stanford Octavio Choi, MD, PhD, proporcionando un ejemplo de neuroplasticidad. “Ejemplos menos dramáticos incluirían el aprendizaje (si estudias algo hoy y lo recuerdas al día siguiente, la razón es porque estudiar induce cambios estructurales en el cerebro, [lending to] una memoria codificada).”

Sin embargo, aprender no solo incorpora memorizar hechos divertidos. “En el lado extremo del espectro, recuperarse de un accidente cerebrovascular, una cirugía de tumor cerebral o una lesión de la médula espinal y, finalmente, recuperar la función neurológica son excelentes ejemplos de las maravillas de la neuroplasticidad”, dice el Dr. Jiang, compartiendo otro ejemplo.

La clave para mantener la neuroplasticidad es mantener el cerebro activo. “La neuroplasticidad es inducida por la actividad neuronal: las células cerebrales se disparan”, dice el Dr. Choi. “Cuando una célula cerebral activa es capaz de inducir la activación de otras células cerebrales en un circuito, ese circuito tiende a volverse más fuerte (se desarrollan conexiones físicas entre esas células): ‘Las neuronas que se activan juntas, se conectan entre sí’”.

La correlación entre la pérdida de la visión y la disminución de la función cognitiva

Si bien aún se está investigando la relación exacta de causa y efecto, el Dr. Begeti dice que hay algunas razones para la correlación entre los ojos y el cerebro (y entre la pérdida de la visión y la disminución de la función cognitiva). “Condiciones como la diabetes y la presión arterial alta afectan los vasos sanguíneos tanto del cerebro como de los ojos, lo que provoca deterioro cognitivo y pérdida visual al mismo tiempo”, dice ella. En otras palabras, los mismos problemas de salud que dañan la visión también dañan la cognición, por lo que tiene sentido que ambos ocurran en las mismas personas.

Neurólogo y lavado de cerebro el autor David Perlmutter, MD, está de acuerdo con esta hipótesis y señala que el ojo, y específicamente la retina, no responde bien a problemas como el suministro deficiente de sangre, el daño a las arterias, la inflamación y un proceso llamado estrés oxidativo, por el cual los radicales libres abruman el capacidad del cuerpo para protegerse contra ellos. Y el cerebro, dice, también se ve afectado negativamente por estos problemas.

El Dr. Choi agrega a esto que “los mecanismos celulares básicos para la degeneración relacionada con la edad se descomponen en oxidación, glicosilación e inflamación”. Las tres cosas contribuyen al daño vascular con el tiempo, lo que conduce a una visión y función cognitiva impedidas. “A medida que las arterias pequeñas se obstruyen, eventualmente mueren pequeños fragmentos de la retina/cerebro (como resultado de micro accidentes cerebrovasculares), lo que lleva a la degeneración”, explica. “Por eso es tan importante ralentizar la aterosclerosis (también conocida como arterias llenas de placa)”. Con eso en mente, dice que tratar la presión arterial alta, mantener los niveles de azúcar en la sangre en un rango saludable y adoptar una dieta antiinflamatoria son medios para prevenir y mitigar el deterioro cognitivo y visual.

Enfermedades Cognitivas Degenerativas

La conexión ojo-cerebro es fuerte y, como tal, puede tener un gran impacto mutuo. Según el Dr. Perlmutter, las enfermedades cognitivas degenerativas, como el Alzheimer, se clasifican como enfermedades inflamatorias, lo que significa que son causadas, en parte, por la inflamación del cerebro. “Así que cualquier cosa a largo plazo que pueda permitir que la inflamación arda [e.g. poor diet, lack of exercise, and other lifestyle choices] provocará una disminución de la visión y afectará de manera similar al cerebro”, dice.

En cuanto a otras opciones de estilo de vida, el Dr. Jiang dice que el aislamiento, como, por ejemplo, durante una pandemia, puede acelerar tanto la visión como el deterioro cognitivo. “La pérdida visual no es solo una enfermedad fisiológica o biológica, sino psicosocial”, explica. “El aislamiento social y ambiental puede tener efectos perjudiciales en el bienestar físico y mental”.

De esa manera, la conexión ojo-cerebro es una especie de círculo sin fin, porque lo que causa el deterioro cognitivo puede conducir al deterioro visual y viceversa. “Hay muchas consecuencias negativas resultantes de la pérdida visual, como el aislamiento social, la reducción de la actividad física y la depresión, todos los cuales son factores de riesgo independientes para desarrollar demencia”, dice el Dr. Begeti.

El Dr. Choi amplía esto y señala que “la depresión puede resultar en una disminución de la actividad física y mental; también hay vías biológicas específicas en la depresión que causan el deterioro del cerebro, como la reducción de los factores de crecimiento cerebral en áreas del cerebro como el hipocampo (uno de los principales centros de memoria en el cerebro)”.

Baste decir que cuando su visión o cognición comienzan a declinar, su cerebro y sus ojos se ven obligados a trabajar más para procesar las cosas, lo que afecta aún más su declive. El Dr. Begeti explica que si bien la estimulación mental es buena para el cerebro, esta forma de trabajo duro no lo es. Ella lo compara con caminar más cuando tiene una lesión que le dificulta caminar; todo lo que está haciendo es exacerbar la lesión.

Afortunadamente, hay formas de fortalecer y cuidar los ojos y el cerebro. Y hacerlo ayudará a evitar problemas de conexión cerebro-ojo. Porque, noticia de última hora, la degeneración no afecta a todos de la misma manera.

Cómo manejar y prevenir problemas de conexión cerebro-ojo

En primer lugar, si nota que su visión está disminuyendo, el Dr. Choi dice que es imperativo programar una cita con su(s) médico(s). “Muchas de las causas de [brain eye connection problems] son reversibles, y revisar su salud visual puede descubrir problemas que conducen al deterioro tanto visual como cerebral (por ejemplo, diabetes, hipertensión)”. De esa manera, el Dr. Choi dice que el deterioro visual puede ser un “canario en la mina de carbón” para la salud general del cerebro, así que no lo ignore.

¿Otra cosa que no debes hacer? Preocupación por la posibilidad de degeneración. Después de todo, es importante tener en cuenta que este no es el destino sellado de todas las personas mayores. El Dr. Perlmutter insiste en que elegir un estilo de vida saludable a lo largo de la vida puede reducir significativamente el riesgo de los problemas que causan la pérdida de la visión (y la posible degeneración cognitiva). Como prueba, señala un estudio publicado en la Archivos de Oftalmología que mostró que dar zinc y antioxidantes a personas mayores con degeneración macular relacionada con la edad (también conocida como una enfermedad ocular que causa pérdida de la visión) les ayudó a preservar su visión.

¿Otra cosa que puedes hacer? ¡Se social! “Gran parte de nuestro cerebro está dedicado al procesamiento social: interpretar el comportamiento de los demás (también conocido como mentalización), conversar y sintonizar emocionalmente”, dice el Dr. Choi. “Mantenerse social mantiene activo nuestro cerebro, lo que lo mantiene saludable. [After all] los cerebros se mantienen saludables con el uso, al igual que el otro tejido excitable con el que estamos familiarizados (es decir, los músculos). ‘Úsalo o pierdelo.'”

El Dr. Perlmutter llama a este conocimiento “empoderamiento” y dice que si bien es cierto que los mismos mecanismos que dañan la visión afectan la cognición, está bajo nuestro control evitar ambas formas de deterioro. “Nuestras elecciones de estilo de vida tienen un papel muy importante que desempeñar en si vamos a estar intactos cognitivamente cuando tengamos 85 años”, dice. “Tienes que hacer ejercicio, tienes que tener alimentos nutritivos, y lo que eso significa es más a base de plantas, más fibra, y tienes que hacer todas las demás cosas para reducir la inflamación en tu cuerpo, como obtener dormir lo suficiente, reducir el estrés y salir a la naturaleza. Estas cosas funcionan”.

¡Oh hola! Parece alguien a quien le encantan los entrenamientos gratuitos, los descuentos para marcas de bienestar de vanguardia y el contenido exclusivo de Well+Good. Regístrese en Well+, nuestra comunidad en línea de expertos en bienestar, y desbloquee sus recompensas al instante.

Leave a Reply

Your email address will not be published.