Cómo evitar que las manzanas se pongan marrones

WYa sea que esté preparando la comida para la semana o buscando un refrigerio fácil y saludable para comer durante todo el día, las manzanas siempre parecen ser la opción perfecta. Están repletos de fibra, vitaminas y antioxidantes saludables para el intestino y el corazón, y solo hay algo sobre el crujido satisfactorio de un primer bocado.

Pero solo comer manzanas en su forma entera les impide cumplir con su potencial para llenar pasteles, apilar platos de queso y sumergirse en la mantequilla de maní. El fastidio, sin embargo, es que cuando se cortan en rodajas, las manzanas comienzan a oxidarse rápidamente y se vuelven de un color marrón poco apetecible. Esto resulta de una cadena de reacciones bioquímicas conocidas como “pardeamiento enzimático”. Cuando las rodajas se exponen al oxígeno, una enzima conocida como polifenol oxidasa reacciona con los aminoácidos de la fruta, produciendo melaninas de color marrón y una pulpa más suave de lo normal. Aunque una manzana ligeramente dorada ciertamente no le hará daño, la decoloración y la textura harinosa pueden quitarle el apetito.

¿Tienes curiosidad por saber cómo evitar que las manzanas se pongan marrones? Para llegar al fondo del problema, probamos cinco métodos, desde enjuagar rodajas de manzana en una solución de agua salada y usar jugo de limón hasta remojarlas en soda, para descubrir la mejor manera de mantener la fruta fresca y crujiente. Siga leyendo para encontrar el ganador claro que trabaja mejor que todos los demás.

Cómo evitar que las manzanas se pongan marrones

1. El método más efectivo: Remojar las manzanas en una solución de agua salada

Con mucho, el mejor del grupo, este método requiere solo dos ingredientes domésticos comunes: sal y agua. En un tazón, mezcle media cucharadita de sal kosher por taza de agua. Revuelva para combinar y disolver. A continuación, sumerja las rodajas de manzana precortadas en el líquido de salmuera durante aproximadamente diez minutos. Una vez que haya terminado, escurra bien y almacene las manzanas en un recipiente limpio hermético y resellable. Gracias a la solución de agua salada que crea una barrera semipermeable en la superficie de las lonchas, el proceso de oxidación se ralentiza. Esto ayuda a mantener el color de sus porciones brillante y vibrante durante varias horas. Nota: Si le preocupa un regusto salado, enjuague rápidamente las manzanas con agua fría filtrada antes de disfrutarlas.

2. Cubre las rodajas con cítricos

Quizás el truco de la manzana en rodajas más utilizado requiere jugo de cítricos de frutas como limones, limas o naranjas para ayudar a reducir la oxidación. Estos alimentos ácidos contienen altos niveles de ácido ascórbico (gracias a la vitamina C), que reacciona primero con el oxígeno en la superficie. Esto ayuda a evitar que la enzima que induce la decoloración, conocida como polifenol oxidasa, interactúe con el oxígeno, lo que ayuda a evitar que las rebanadas de manzana se vuelvan marrones.

Para probar este truco, combine una cucharada de jugo de cítricos recién exprimido en una taza de agua fría y remoje las manzanas durante tres a cinco minutos. Escurrir y servir. Aunque este truco se ha probado y es cierto, descubrimos que remojar las manzanas en una solución de agua salada demostró ser más efectivo para evitar que las manzanas se doren por más tiempo.

3. Enjuague las manzanas en refresco con sabor a cítricos

Esto puede sonar poco convencional, pero no lo golpees hasta que lo hayas probado. Descubrimos que remojar rebanadas de manzana en soda con sabor a cítricos durante unos cinco minutos puede ayudar a evitar un poco el inevitable oscurecimiento. Hechas con ácido cítrico derivado del jugo de limón, las gaseosas como Sprite o 7UP poseen beneficios que reducen la oxidación debido a los niveles de pH bajos y altamente ácidos. Sin embargo, descubrimos que esta versión diluida (también conocida como soda) no era tan efectiva como el agua salada o los niveles más altos de ácido que se encuentran en el método del jugo de cítricos. Sin mencionar el hecho de que el azúcar agregado del jarabe de maíz alto en fructosa en la soda podría contrarrestar algunos de los beneficios de comer una manzana.

4. Añade una capa de edulcorante natural

Para una opción un poco más dulce, remojar las manzanas en una solución de miel y agua también puede ralentizar el proceso de dorado. Para hacerlo, combine dos cucharadas de miel en una taza de agua fría y revuelva. Remoje las manzanas durante cinco minutos y enjuague antes de consumir. Este edulcorante natural contiene un compuesto peptídico que detiene la activación de la polifenol oxidasa, evitando así el dorado excesivo en la superficie de las rodajas de manzana. Si te gusta un poco más de dulzura, este método fue efectivo durante algunas horas (y combinaría bien con variedades de manzanas ácidas como Granny Smith o Pink Lady).

5. Sumérgelos en agua

¿Te encuentras en un apuro sin ninguno de los ingredientes mencionados anteriormente a la mano? También puede mantener sus manzanas frescas por más tiempo usando agua corriente. Cuando se trata de manzanas, el objetivo principal para prevenir el pardeamiento es eliminar la exposición al oxígeno que provoca la reacción química. Para hacerlo, sumerja completamente las manzanas en agua limpia filtrada y manténgalas refrigeradas. Esto ayudará a evitar que las manzanas se doren durante varias horas. Si descubre que comienzan a flotar hacia la superficie, use una tapa pequeña o una toalla de papel para ayudarlos a hundirse en el líquido.

Usa tus manzanas para hacer este delicioso postre de manzana al horno y caramelo:

Prenda

¡Oh hola! Parece alguien a quien le encantan los entrenamientos gratuitos, los descuentos para marcas de bienestar de vanguardia y el contenido exclusivo de Well+Good. Regístrese en Well+, nuestra comunidad en línea de expertos en bienestar, y desbloquee sus recompensas al instante.

Leave a Reply

Your email address will not be published.